martes, 17 de noviembre de 2009

Una lámpara sin luz.

POR: UNGA

Va, por la calle, para aquellos que solo gritan por una lámpara sin luz:

¡Tú no eres tú! ¡Yo no soy yo! Y estos pobres árboles, ¿son ellos?  Se les cae la hoja antes, mucho antes que a sus hermanos del monte, y se quedan en esqueleto, y estos esqueletos proyectan su recortada sombra sobre los empedrados al resplandor de los reverberos de luz eléctrica. ¡Un árbol iluminado por la luz eléctrica!  ¡Qué extraña, qué fanática apariencia la de su copa en primavera cuando el arco voltaico ese le da aquella apariencia metálica! ¡Y aquí que las brisas no los mecen!...  ¡Pobres árboles, que no pueden gozar de esas negras noches del campo, de esas noches sin luna, con su manto de estrellas palpitantes!  Parece que al plantar a cada uno de estos árboles en este sitio les ha dicho el hombre: ¡Tu no eres tú!, y para que no lo olviden le han dado esta iluminación nocturna por luz eléctrica… para que no se duerman… ¡Pobres árboles trasnochadores!  ¡No, no; conmigo no se juega como con vosotros!
            Levantóse y empezó a recorrer calles como un sonámbulo.

            Si usted quiere saber más del chisme de la calle, lea a UNAMUNO. En Niebla.

            Total una vida sin reflexión no vale la pena vivirse.




No hay comentarios:

Publicar un comentario